CONSEJOS PARA EL AHORRO DE ENERGIA

 

A continuación queremos compartir con usted unos pequeños trucos para ayudar a salvar el planeta y su propio bolsillo reduciendo la energía que consume en su hogar
Hemos separado estos ahorros entre los que requieren una inversión modesta y los que se pueden alcanzar sin coste alguno.

 

 

Consejos prácticos que requieren una inversión modesta:

  • Instale nuestros paneles reflectantes: Con un ahorro entre 75€-200€ por año. El coste se recupera en menos de 1 año. Descubra cuánto podría ahorrar con nuestra calculadora ahorro de energía (Saber más).
  • Bombillas de bajo consumo: Con un ahorro entre 5€-10€ por año. El coste se recupera en 6 meses
  • Aislamiento del tanque de agua caliente: Con un ahorro 10€ por año. El coste se recupera en 1 año
  • Termostatos de calefacción: Con un ahorro de 50€ por año. El coste se recupera en 2-5 años
  • Doble acristalamiento de ventanas: Con un ahorro de 40€ por año. El coste se recupera en 5 años
  • Aislamiento del ático: Con un ahorro entre 80€-100€ por año. El coste se recupera en 2-6 años
  • Aislamiento de la pared de cavidad: Con un ahorro de 130€ por año. El coste se recupera en 3 años
  • Renovando su vieja caldera: Con un ahorro entre 120€-200€ por año. El coste se recupera en 4-5 años

 

 

Consejos prácticos que no requieren ninguna inversión:

  • Calefacción. Programe su calefacción para que esta se apague 30min antes de que usted salga de casa y se encienda 30min antes de su regreso. Reduzca en  1ºC la temperatura a la que tiene programada su calefacción. Esto puede ahorrarle alrededor de 30€ al año. Cerciórese de que las cortinas o los muebles no estén delante del radiador. Durante la noche cierre las persianas y cortinas para ayudarle a mantener el calor en la habitación.
  • Uso de electrodomésticos eléctricos. Desenchufe electrodomésticos tales como microondas, TV, vídeos, cadenas musicales, y ordenadores, ya que todos ellos continúan gastando energía aún sin estar funcionando solo por el hecho de estar enchufados. Como ejemplo mencionar que un 85% de la energía gastada por un reproductor de DVDs se consume cuando no está realmente funcionando. Desenchufe los teléfonos móviles, las máquinas de afeitar o el cepillo de dientes eléctrico una vez que se hayan cargado completamente, de lo contrario continuarán consumiendo electricidad.
  • Refrigeración. Evite dejar la puerta del frigorífico abierta. Evite poner el alimento caliente directamente en el frigorífico; permita que se enfríe primero. Descongele su refrigerador regularmente para garantizar su buen funcionamiento y minimizar su consumo eléctrico. Si aparece demasiada escarcha en su congelador compruebe que el sellado de la puerta está en perfectas condiciones. Evite siempre que sea posible instalar su frigorífico al lado del horno o la caldera. Si es posible, mantenga el congelador un cuarto fresco.
  • Lavadora y lavavajillas. Lave solamente con cargas completas o utilice un programa de media carga o económico si dispone de él. Utilice siempre un programa de baja temperatura pues los detergentes modernos ofrecen tan buenos resultados de esta manera como empleando agua caliente. Los lavavajillas modernos utilizan menos energía y agua que fregando a mano.
  • Cocinar. Procure adecuar el tamaño de la sarten o cazuela al tamaño del fuego en el que esté cocinando, de otra manera estará pagando por calentar el aire. Las llamas del gas deben calentar solamente la parte inferior de la cacerola (no los lados). Utilice una tapa en los cazos, así el contenido se calienta más rápidamente y usted utiliza menos energía. Las ollas a presión y los microondas ahorran energía.
  • Secado de la colada. Este se hará en el exterior siempre que sea posible. Si usted tiene que secar la ropa dentro de casa, no la ponga sobre un radiador. Esto evita que el calor se distribuya por la habitación. Intente colgar la ropa en un cuarto sin calentar, abriendo la ventana levemente para permitir que salga la humedad y cerrando la puerta para mantener el resto de la casa caliente.
  • Agua. En áreas de agua dura, usted necesita ocuparse de la cal para proteger su caldera y que esta funcione eficientemente durante el mayor tiempo posible. En la ducha o en el baño asegúrese de que utiliza una temperatura en la que se encuentre cómodo y evite que ésta sea demasiado caliente. Una ducha normal utiliza apenas 2/5 del agua empleada en un baño.

 

Otras páginas web que contienen informacion sobre esta tema son: